top of page

PEREGRINACION / REPARACION DE FEBRERO DEL AÑO B.TEMA:


PRIMER MENSAJE DE LA SEGUNDALECCION

4 de julio de 1997 Hora: 9.00 pm

Lugar: Capilla de la Parroquia de San José, Olo


EL LLANTO DE LOS BEBES NO NACIDOS HIERE LAS LLAGAS


MISTICAS DE MI SAGRADO CORAZON.


Durante nuestra novena de oración con Misa y adoración, vi en una nube a nuestro

Señor Crucificado. La Sangre fluía de las numerosas heridas de Su Sagrado Cuerpo.

En la nube había también gran cantidad de niños pequeños. Ellos rezaban al

Agonizante Jesucristo en la Cruz que les salvara. Ellos decían: “Oh Misericordioso

Padre, sálvanos por Tu Preciosa Sangre. Que venga pronto el tiempo en que Tú

pagues al mundo”. Mientras rezábamos, la Preciosa Sangre y Agua brotaron del

Sagrado Costado de nuestro Señor Jesucristo para cubrirlos. Ellos se alegraban y

alababan al Dios Vivo. Inmediatamente esta visión terminó y la nube fue sacudida. El

Santo Rostro apareció y dijo: “Hijos míos, la ira del Padre Eterno está creciendo. Su

ira crece por los pecados del mundo. El mundo está lleno de pecado. El adulterio y la

fornicación rigen al mundo. Los hombres aman a las criaturas y rechazan al Creador.

Ellos pecan y blasfeman contra el Dios Vivo. Mi muerte en la cruz no tiene valor para

ellos.

Hijo mío, ves cuán numerosos son los niños no nacidos que fueron abortados por el

mundo. Hijos Míos, son muchos, son muchos, sus llantos turban al Cielo e incrementan

la ira de Mi Padre. Hijos Míos, su sangre hiere Mi Sagrado Corazón. Su llanto hiere

las Heridas Místicas de Mi Sagrado Corazón. Adviertan a Mi pueblo, Mis amados

hijos, que dejen de pecar. Pueblo Mío, ámenme y dejen de pecar. No pequen más.

Paren la fornicación, Yo les digo, dejen, jóvenes Míos, de fornicar. ¡Cuánto los amo!

¿Cómo podrán saber que los amo? Consuélenme por medio de sus vidas santas.

Hijos míos, la hora es muy corta para salvar almas. Díganle a Mi pueblo que se

reconcilie con su Dios. Díganle que regresen a Mí y busquen el Reino de su Dios. La

hora del Castigo venidero se está acercando. Muchas almas estarán perdidas para

siempre. Muchas almas fieles se debilitarán en ese tiempo, los hombres hallarán muy

difícil cambiar sus vidas. Habrá confusión en muchas almas.

Hijos míos, les he dicho esto antes y se los estoy recordando ahora que la destrucción

que viene empezará en cada familia que ha vertido la sangre de almas inocentes.

Dejen que todos los hombres invoquen Mi Preciosa Sangre y sean salvados. Bauticen

a los no nacidos con el poder de Mi Preciosa Sangre.

Hijos míos, el Inmaculado Corazón de Mi Madre los protegerá y Mi Preciosa Sangre

los salvará. Los bendigo a todos.”

Inmediatamente la visión terminó. Los niños pequeños alabaron al Dios Vivo en la

nube por un tiempo y desaparecieron. Entonces, volví en mí.


***



FEBRERO-2015


SEGUNDO MENSAJE DE LA SEGUNDA LECCION

5 de julio de 1997 Hora: 9.00 pm

Lugar: Capilla de la Parroquia de San José, Olo


CORRAN POR SUS VIDAS PARA QUE USTEDES NO SUFRAN LA


PURIFICACION DESPUES DE SU MUERTE.


En nuestra novena con Misa, tuve la visión de un lago de fuego y mucha gente que

estaba dentro de él. Gritaban con profundo dolor mientras el fuego les quemaba. En

poco tiempo, la nube bajó y cubrió todo el lugar. En la nube apareció Jesucristo

Agonizante en la Cruz. La Sangre brotaba de todas sus Santas Heridas especialmente

de las cinco Llagas.

Inmediatamente todas estas personas lo miraron, se pusieron de pie y gritaron con voz

alta diciendo: “¡Señor! ¡Ten misericordia de nosotros! ¡Sé misericordioso con

nosotros! Que Tu Preciosa Sangre nos salve”. Mientras oraban vi a un Ángel de Dios

bajar del Cielo, los sacó del hoyo y volaron con el ángel hacia la nube.

En la nube, se sentaron con las huestes de ángeles y comieron y bebieron el Cuerpo y la

Sangre del Cordero sin mancha. En poco tiempo la nube cubrió todo el lugar.

Entonces, el Santo Rostro apareció y dijo: “Mis amados hijos, sigan el camino desértico

hacia la Nueva Jerusalén. Acepten todos los sufrimientos como su cruz. Acéptenlos con

alegría. Carguen su propia cruz y síganme. Levántense mientras caen. Sean fuertes y

perseveren hasta el final. Hijos Míos, muchas personas se pierden para siempre por el

pecado de la carne. Muchas almas sufren terrible purificación por las pasiones de la

carne. Mi pueblo ama la riqueza perecedera de este mundo. Adoran el dinero y

pierden sus almas para siempre. Hijos Míos, muchas almas se dirigen hacia la

perdición. Ellas van hacia la perdición por las riquezas temporales de este mundo.

Les ruego a todos con amor, oh Mis amados hijos, sigan el camino desértico. Enseñen

a otros en cómo aceptar sus cruces. Vivan una vida monástica. Oren por las almas del

purgatorio que están bajo el fuego de la purificación. Oren por ellas, por medio del

poder de Mi Preciosa Sangre, prometo salvarlas. Hijos Míos, corran por sus vidas

para que no sufran la purificación después de la muerte.

Hijos Míos, oren para que entiendan las revelaciones que vienen. Los amo a todos, los

bendigo a todos.”

Inmediatamente la visión terminó. La Preciosa Sangre de la Sagrada Cabeza cayó sobre

mi cabeza y volví en mí. Todas las palabras permanecieron en mi memoria.


***


TERCER MENSAJE DE LA SEGUNDA LECCION

6 de julio de 1997 Hora: 9.00 pm

Lugar: Capilla de la Parroquia de San José, Olo

PREPARENSE CON AMOR SANTO.


Durante nuestra novena de oración con Misa, vi al Santo Rostro de Jesús en la nube. La

Sagrada Cabeza estaba coronada de espinas y la Sangre brotaba constantemente. Nos

miró penosamente y dijo: “Hijos míos, escuchen esta palabra Mía y guárdenla en sus

corazones. Yo soy Jesucristo Agonizante que los ama a todos.

Hijos Míos, la tribulación que viene es terrible y aterradora. Oren mucho, les digo,

oren mucho, oren con más intensidad, oren que la hora que viene no comience durante

el período de lluvias porque no habrá ningún calor natural si viene en período de

lluvias. Hijos Míos, oren siempre ahora. Ofrezcan todas sus oraciones por la salvación

de los hombres. ¡Cuán terrible será lo que ella sufrirá! La mujer dando a luz. La hora

que viene es tan terrible y tenebrosa. ¿Quién la sobrevivirá?

Mis amados hijos, oren para que ésta hora sea corta, prepárense con amor santo.

Muéstrense misericordiosos con la gente y predíquenles Mis palabras. Vivan una vida

completamente santa e informen a otros para que cambien sus vidas. Revístanse con

humildad, porque su humildad les ayudará en esta gran batalla.

Hijos Míos, muchos se perderán para siempre, muchos se perderán para siempre.

¿Dónde están los pocos que aún estoy buscando? Si los hombres escucharan, dejen

que escuchen Mis palabras y recen. Recen y hagan adoración constante. Escuchen la

Santa Misa, Mis amados hijos. Escuchen la Santa Misa ahora. El tiempo llega cuando

los hombres buscarán una Santa Misa tan digna como la que ahora escuchan y no la

encontrarán. Nunca dejen que pase un día sin recibir la Santa Comunión. Beban Mi

Preciosa Sangre y sean llenados con poder. Mañana les enseñaré una oración por

medio de Mi Ángel, una oración de amor y misericordia.

Hijos míos, ustedes escucharán lo que dirán muchos y su fe se debilitará.

Felices aquellos que habitan en Mi Preciosa Sangre, el Castigo que viene no les

afectará. Recen para que sean capaces de completar esta novena. Recuerden Mis

advertencias y guárdenlas.

Estoy feliz con su celo y amor. Los bendigo a todos.”

Inmediatamente la visión terminó y vi lo que será el gran día de la destrucción.

Entonces me estremecí y desperté.


***


PRIMER MENSAJE DE LA PRIMERA HORA

7 de julio de 1997 Hora: 9.00 pm

Lugar: Capilla de la Parroquia de San José, Olo


LA GUERRA EN EL ESPIRITU AUMENTA, UNANSE A LA BATALLA.

En nuestra novena de oración con Misa, vi en visión a Jesucristo Agonizante colgando

en la Cruz en una montaña. Su Preciosa Sangre brotaba de todas Sus heridas. Nuestro

Señor lloraba amargamente. De la misma manera, un ángel apareció y se arrodilló

postrado frente al Crucifijo. Él cantó una canción de adoración a la Preciosísima

Sangre:

“¡Adoración! ¡Adoración! ¡Adoración! a Ti, Oh Poderosa Arma.

¡Adoración! ¡Adoración! ¡Adoración! a Tu Sangre Preciosa.

Luego, continuó:

“Misericordioso Agonizante Jesucristo, derrama Tu Sangre Preciosa sobre nuestras

almas. Sacia nuestra sed y vence a nuestros enemigos. Amén.

Sangre Poderosa de Salvación, combate al enemigo.” (3 veces).

Después de esta oración el ángel dijo: “Hijo de hombre, di estas oraciones siempre.

Rézala para pedir protección. Nuestro Señor salvará a través de Su Preciosa Sangre.


Adora la Preciosa Sangre y deja que otros se unan a ti. Reza y nunca te rindas. Los

amo.”

Inmediatamente que él se fue, Sangre brotó de las Heridas sobre mí. Luego, bajo una

nube que cubrió toda la montaña. El Santo Rostro apareció y dijo: “Hijos míos,

escuchen y entiendan estas palabras. Hijos, la batalla espiritual se está incrementando.

Hay una gran guerra en el espíritu ahora. El enemigo ha capturado muchas naciones y

las está gobernando. Su país está entre ellas.

Hijos, hay muchos agentes del espíritu maligno que están en el mundo ahora. Ellos

salieron del océano hace algunos años. Muchos de ellos han construido fábricas y han

producido bienes. Muchos abrieron iglesias y muchos viven entre los hombres en

escuelas y en las grandes ciudades. Ellos engañan a Mi pueblo. Hijos, ahora que la

hora está cerca, ellos no duermen porque saben que su hora es muy corta. Recen más

fuertemente ahora que el hombre malvado no ha comenzado su trabajo. El anticristo

está en la Iglesia. Él gobernará Mi Iglesia. Recen para que ustedes no sean

engañados.

Hijos Míos, conozcan esto ahora, que cuando el hombre malvado prohíba la Santa

Misa, sepan que es la hora de la última pelea. Esta hora es el período más horrible.

Esta hora precede a los tres días de oscuridad. En la segunda noche de los Tres Días

de Oscuridad, Mis ángeles derrotarán al enemigo por medio del poder de Mi Preciosa

Sangre.

Dejen que todos los hombres invoquen Mi Preciosa Sangre y sean salvados. Hagan

continua reparación por todos los pecados que los hombres cometen contra Mí. Sean

cuidadosos, hijos, la guerra espiritual se incrementa. Únanse a la batalla y venzan.

Ámenme y salven sus almas. Los bendigo.”

Inmediatamente la visión terminó. Vi al dragón rojo en el abismo, éste se abrió en

frente del Crucifijo. De la Sagrada Cabeza brotó Sangre que caía sobre el Dragón y lo

atormentaba.


***


SEGUNDO MENSAJE DE LA PRIMERA HORA

8 de julio de 1997 Hora: 9.00 pm

Lugar: Capilla de la Parroquia de San José, Olo


MUCHOS DE MIS HIJOS NO PRESTAN ATENCION A MIS ADVERTENCIAS


NI REVELACIONES.


En nuestra novena de oración con Misa y adoración, tuve una visión de nuestro Señor

sosteniendo en Su Mano derecha Su Sagrado Corazón coronado de espinas. A un lado

del Corazón había una herida de la cual brotaban Sangre y Agua constantemente, de Él

salían rayos divinos mientras descendía de una Montaña. Al poco tiempo, una nube

bajó y cubrió todo el lugar. Inmediatamente dijo: “Hijos Míos, las heridas de Mi

Sagrado Corazón Me están doliendo mucho por los pecados del mundo, por las almas

que se perderán para siempre y por Mis hijos que sufrirán el Gran Castigo. Muchos de

Mis hijos no prestan atención a Mis advertencias ni revelaciones. Ellos continúan

pecando y blasfemando contra Mi Santo Nombre día y noche. Sólo

Hijos míos, oren por los pecadores obstinados: Ofrezcan sus sacrificios diarios por

ellos. Por medio del poder de Mi Preciosa Sangre, prometo permitir que una gota de

Mi Preciosa Sangre caiga sobre cada corazón que necesita conversión. A través de Mi

Preciosa Sangre los corazones endurecidos serán suavizados y se convertirán. Hijos

Míos, oren por ellos. Tengan fe en Mí, dejen que su fe crezca. Construyan su fe en Mí.

Una gran tentación se acerca. Hijos, la tentación es grande. ¿Quién la sobrevivirá?

Muchos derramarán su sangre.

Hijos, fortalezcan su fe. Está llegando el tiempo cuando numerosos niños serán

asesinados. Se los he dicho antes y se los estoy repitiendo, el enemigo está

produciendo una pastilla destructiva. Cualquier persona que tome estas tabletas

morirá un día específico. Ellos hacen esto para reducir la población del mundo y así la

Bestia pueda gobernarlos. Hijos, ellos la darán gratuitamente a todos los hombres. Mi

Espíritu les dejará conocerla cuando escuchen sobre ella o cuando la vean. Les digo,

recen mucho hijos Míos. Sean fieles. Estoy colocando Mi Sello con Mi Preciosa

Sangre en el corazón de los creyentes. Ellos crecerán en fe y vencerán al Dragón Rojo.

Ámenme y séanme fieles. Mañana, les bendeciré con el poder de la Trinidad y les daré

la última revelación de esta novena. Vengan con fe, no se duerman. Los bendigo a

todos.”

Inmediatamente la visión terminó y el Sagrado Corazón permaneció por un tiempo y se